Círculo de Egresados de la Escuela de Náutica

Novedades, Sociedad

 

ceenn.jpg

 

Las instituciones, como las personas, viven de acuerdo a sus circunstancias. En el recorrido de sus vidas van encontrando distintos momentos y diferentes paisajes.

A veces aparecen verdes valles donde los caminos parecen ser siempre suaves, cada tanto se atraviezan zonas más áridas y senderos más rústicos.

Pero todas las instituciones son, al fin y al cabo, lo que quieren decir los sueños de los hombres y mujeres que las conforman. Por eso las organizaciones creadas por personas siempre se encuentran vivas, y mantienen una actividad.

Tal es el caso del Círculo de Egresados de la Escuela Nacional de Náutica “Manuel Belgrano”, entidad que tiene más de medio siglo de fundada y que intenta incluir en su nómina a todos los que nos hemos formado en nuestra Escuela para ser Oficiales de la Marina Mercante Argentina.

En su sede de la Calle Tucumán 326 se encuentra el lugar que está a disposición de todos los egresados de la Escuela, destinado a ser ese “hogar marinero” donde la camaradería tradicional de nuestros buques se mantenga intacta aunque no haya agua de mar debajo de la sede.

Ultimamente, hemos notado que muchos graduados de la Escuela no concurren asiduamente a compartir un momento entre colegas de todas las especialidades y a recordar tiempos vividos en el ejercicio profesional, o rememorar el frondoso anecdotario de hechos que “solo la Escuela ha sido testigo”, algunos de ellos teñidos de la energía de la juventud y la travesura de la época de Cadetes. Inclusive sucede que algunos graduados de la Escuela no saben que existe ese “refugio para marinos mercantes” en pleno centro de la ciudad, esperandolos para renovar la savia de muchos hombres y mujeres que soñaron, crearon y mantienen el Círculo.

Por eso el Centro de Jefes y Oficiales Maquinistas Navales invita a todos los Socios a acercarse al Círculo de Egresados y a volver a soñar entre todos esta organización, para que haya un lugar que sea verdaderamente NUESTRO, de todos los que le debemos a Belgrano la ambición de contar con una Escuela que forme Marinos Mercantes.

Aire de Mar Continúa Creciendo

Novedades, Sociedad

airedemar.jpg

Desde hace varios meses se encuentra transmitiendo Aire de Mar, la Radio de la Comunidad Marítima Argentina, con el auspicio del Centro de Jefes y Oficiales Maquinistas Navales y la Liga Naval Argentina.

Se ha afianzado en el sistema web de transmisión y tiene cerca de 4000 usuarios conectados habitualmente, con picos de 8000.

Esta iniciativa está relacionada con la política de difusión de la actividad marítima en general y el quehacer de los Maquinistas Navales en particular que ha establecido nuestro Centro.

Con buena música y noticias del sector la radio llega a todos los usuarios de internet en Aire de Mar.

Los medios de comunicación resultan sustanciales en el momento de hacer conocer a la Sociedad en general la tarea realizada por todos los Marinos Mercantes Argentinos.

Triste Noticia

Novedades, Sociedad

El Centro de Jefes y Oficiales Maquinistas Navales lamenta informar el fallecimiento del Señor Capitán de Ultramar Albo SPADAVECCHIA, quien fuera miembro de la Plana Mayor de la Escuela Nacional de Náutica “Manuel Belgrano” de dilatada trayectoria.

Nos toca especialmente el caso por diferentes razones. Tal vez la primera a enumerar es que su padre era Maquinista Naval y Socio de nuestro Centro.

Pero fundamentalmente porque debido a su carrera en la Escuela de Náutica ha sido reconocido por un gran número de promociones de la misma, demostrando siempre una serie de virtudes que han inspirado en muchos Marinos Mercantes Argentinos la voluntad de seguir su ejemplo.

Fundamentalmente quienes tuvimos el honor de conocerlo hemos visto en la persona del Capitán Spadavecchia a un hombre decente en todas circunstancias, que recorrió el camino de su vida con el cuidado de los hombres de bien.

Su actitud docente nos deja el ejemplo del hombre que amaba el frente del aula, desde donde la autoridad de su palabra técnica se imponía sin estridencias, y donde se hacía evidente la dedicación que ponía en la preparación de sus clases.

Como dijera Joaquín V. Gonzalez: “Para enseñar, no solamente hay que saber lo que se ha de enseñar, ni aún más de lo que se ha de enseñar, sino cómo se lo ha de enseñar”.

Y debemos reconocer que esa frase resume la forma de dar clases de Albo.

Desde lo personal nos deja el testimonio de ser un buen hombre, sencillo, educado y culto, respetuoso de todos, comprensivo en lo correcto y firme en los principios.

Como esposo nos deja el ejemplo de la constancia en el amor por su esposa Beatriz, con quien compartió 66 años de su vida, siendo un verdadero placer verlos conversar y dispensarse un trato tan considerado entre si. Con ella fundaron una familia afectuosa y sólida, premiando su ancianidad con el amor de sus hijos y la alegría de los nietos.

En suma, ha partido el Capitán Spadavecchia. Deja una estela que marca el rumbo de una vida honrada, llena de amor por la profesión, por nuestra Escuela y los hombres y mujeres de la Marina Mercante.

Lo recordaremos con emoción, con afecto, con la imagen siempre simpática de momentos compartidos, con las anécdotas provenientes de sus clases de navegación y con el respeto que supo inspirar en los que fuimos sus Cadetes y sus Colegas.

Que Dios Nuestro Señor lo reciba en la Luz, le brinde a su familia el consuelo necesario y premie con la eternidad esos 89 años de caminar este mundo con bondad.

La Liga Naval Argentina Realizará Una Misa

Novedades, Sociedad

Liga Naval Argentina

Con motivo de conmemorarse un nuevo aniversario de la creación de la Liga Naval Argentina y en memoria de los caídos en el Buque Transporte Isla de los Estados, esta entidad celebrará una Misa de Acción de Gracias.

Se llevará a cabo en la Catedral Stella Maris, sita en Avenida Comodoro Py 1925, Ciudad Autónoma de Buenos Aires, el día martes 10 de mayo del corriente año 2011 a las 0900 horas.

Resurgir del dolor

Novedades, Sociedad

USS New York

Fue construido con 24 toneladas de restos acero de las torres del World Trade Center.

Es el quinto de una nueva clase de buque de guerra - diseñado para misiones que incluyen operaciones especiales contra el terrorismo. Tendrá una tripulación de 360 marineros y 700 Marines listos para el combate y ser puestos en la costa por helicópteros y naves de asalto.

El acero de las torres del World Trade Center fue derretido en una fundición de Amite, Los Angeles, para forjar la sección de proa del buque.

Cuando fue vertido en los moldes, el 9 de Septiembre del 2003, ‘los rudos y fuertes trabajadores de la acería lo trataron con total reverencia,’ recordó el Capitán de la Armada Kevin Wensing, quien estuvo allí. ‘Fue un momento espiritual para cada quien.’

Junior Chavers, gerente de operaciones de la fundición, dijo que cuando el primer acero de las torres gemelas llegó, él lo tocó con sus manos y ‘los cabellos de mi cuello se erizaron.’ ‘Tenía un gran significado para todos nosotros,’ dijo.

‘Ellos nos tumbaron. No pueden mantenernos tumbados. Nosotros regresaremos.’

¿El lema del buque? ‘Never Forget’
(’Nunca olvidar’)

Por supuesto que esos sontimientos se justifican en la cultura y la forma de hacer y proceder de los Estados Unidos como sociedad. Más allá de toda consideración, podemos reconocer los argentinos que cuando una sociedad adquiere la capacidad de reponerse al dolor, aumenta su fortaleza espiritual.

Tal vez debamos reflexionar con serenidad como entorno social y pensar sobre tantas cosas en las cuales podemos resurgir de nuestros dolores, siempre que pongamos la esperanza por delante.

Nuestro país nos da la oportunidad de hacer, integrarnos como sociedad, afirmar nuestra dignidad, ser concientes de nuestra generosidad cuando abríamos el corazón a los pueblos del mundo, valorar el esfuerzo del trabajo fecundo y continuar humildemente con la obra que tantos hombres dejaron en nuestras manos.

Generación tras generación fueron realizando nuestra tierra, esa que da alimentos al mundo y que nosotros debemos realizar como Nación de Paz y productividad.

Sepamos valorar que en la superación de los dolores del pasado está la materia prima para resurgir de ellos.

« Entradas anteriores