El Día de Nuestra Juventud


realconsulado.jpg

El 5 de Octubre de 1799, Manuel Belgrano logró que el Consulado de Industria y Comercio de Santa María de los Buenos Aires promulgara el Reglamento de la Escuela de Náutica, que había redactado personalmente.

Por esa razón se instituyó la fecha como El Día del Cadete de Náutica.Es el día en que todos los Cadetes de la Escuela celebran con orgullo que han logrado pertenecer a ese grupo de personas a los que la vocación los lleva hacia el mar.

Para todos los que llevamos años en la Profesión el día de Cadete nos parece algo del pasado que rememoramos con cierta nostalgia y con una invariable sonrisa por los recuerdos que nos trae aquella época en que comenzábamos a transitar el derrotero de nuestra carrera.

Para todos nosotros, la Escuela suele ser “un lugar feliz en la memoria” y cuantos más años pasan, con más orgullo y mejores recuerdos pensamos en la Institución que nos Formó Oficiales y nos enseñó a ganarnos la vida en el mar.

Es por ello que el Centro de Jefes y Oficiales Maquinistas Navales desea a todos los Cadetes de Náutica el más feliz de los días. A aquellos que están cursando la Escuela en este momento y a todos aquellos cadetes que siguen estando en el corazón de todos los colegas.

4.jpg

Por más que los Cadetes pasen momentos difíciles, por más que tengamos que realizar esfuerzos institucionales muy grandes para paliar algunos déficits por ausencia del Estado Nacional, tengamos presente que ser Cadete de Náutica es un verdadero privilegio. Significa pertenecer a un grupo de hombres y mujeres que han sido capaces de enfrentar la profesión y seguirla con alegría y con pasión.

Un viejo refrán ahorrativo dice que “hay que cuidar los centavos, los pesos se cuidan solos”. Haciendo un paralelo podríamos decir:

HAY QUE CUIDAR LOS CADETES, LOS OFICIALES SE CUIDAN SOLOS.

Tengamos todos los Maquinistas Navales un profundo afecto por los Cadetes de la Escuela, veamos en ellos a los que nos continuarán en el camino de la profesión. Serán ellos los que nos relevarán en las Jefaturas de los Buques y mantendrán vivo el placer de ser Marino Mercante.

Para todos los Cadetes, Feliz Día. Confíen en ustedes mismos y en la nobleza de nuestro oficio. Siempre tendremos oportunidad de agradecer el haber elegido esta carrera. Y si no les ha llegado aún ese “ventarrón” de orgullo por pertenecer a ella, esperen solamente un tiempo y tendrán la misma sonrisa que todo Marino muestra, precisamente cada 5 de octubre.